De los amigos

sábado, 19 de marzo de 2011


Siempre se dice que una de las ventajas de la lectura es la de poder vivir otras vidas. Y desde luego, hay vidas tan ricas en experiencias que dan para obras maestras de la literatura. Si, además, te toca vivir una época convulsa políticamente y resulta que tienes facilidad para plasmar tus experiencias por escrito, poco más se puede pedir. En este caso, me he asomado a la vida de un hombre cuya existencia desconocía hasta que leí el libro de Andrés Trapiello que ya comenté hace un par de entradas.

En España con Federico García Lorca recoge la primera parte de unos diarios que comprenden desde 1928 hasta 1936 y que se centran en la estrecha relación mantenida entre el autor de los mismos, el chileno Carlos Morla Lynch, y el poeta granadino. La obra constituye un retrato completísimo de la sociedad madrileña de la época, ya que Morla Lynch trabó amistad con la elite cultural de aquellos años, pero también con gente de la calle (marineros, limpiabotas...). Por sus páginas desfilan personajes tan relevantes como Alfonso XIII, Manuel Azaña, Miguel de Unamuno, Juan Ramón Jiménez, Ignacio Sánchez Mejías, Margarita Xirgu, Rafael Alberti, Pablo Neruda, Luis Cernuda... y, por supuesto, Lorca, su gran amigo. La mayoría de ellos pasó por su casa y participó en la tertulias y veladas (o soirées, como las llama el propio Morla) que se organizaban en casa del diplomático chileno.

 Aunque en ocasiones el estilo resulte un tanto afectado para mi gusto, lo cierto es que es un libro que te atrapa, de los que se disfrutan. Creo que había en el señor Morla un literato en ciernes (aunque él prefería poner música a las obras de sus ilustres amigos). Altamente aconsejable para aquellos interesados en “la otra cara” de la literatura (atención a los anexos del final del libro con epistolario, fotografías y partituras) y en tener un punto de vista de aquellos años que cada vez encuentro más interesantes.

No obstante, lo que más me ha gustado ha sido descubrir a este hombre que ayudó a tanta gente dándole asilo en la embajada de Chile durante la Guerra Civil; descubrir, en fin, a una buena persona.

5 comentarios:

Angelus dijo...

¿De quién es la responsabilidad de que Miguel Hernández no se pudiera beneficiar de ese asilo, estando en Madrid? Saludos.

Suntzu dijo...

Supongo que toda historia tiene dos versiones. Sinceramente, no creo que este hombre le negara el asilo político a Hernández. Habla bien de él en los diarios y se jugó el cuello acogiendo a gente de ambos bandos.
Aquí está la otra versión:


http://juliogalvezbarraza.blogspot.com/2010/08/en-el-centenario-de-miguel-hernandez.html

http://www.miguelhernandezvirtual.com/biblioteca%20virtual/coetaneos/index.php?ident=29


Saludos.

Suntzu dijo...

Angelus, estoy leyendo precisamente los "Informes diplomáticos y diarios de la Guerra Civil", de Carlos Morla (me los ha pasado Luis) y acabo de llegar al punto en que se refiere al "incidente" con Miguel Hernández.
Por lo visto, llegó Hernández a su despacho acompañado de Juvencio Valle. Morla le indica que, llegado el momento, podría darle asilo en la embajada, porque él es consciente de que por algunos de sus escritos, Hernández era objetivo de las derechas. Días después, preocupado por la falta de noticias acerca del poeta, Morla Lynch llama a Juvencio Valle para preguntar por él y Valle le dice que Miguel Hernández ha decidido no asilarse en embajada alguna porque lo consideraba "una deserción de última hora". Aun así, Morla intenta localizarlo sin éxito e incluso realiza gestiones para conseguirle un pasaporte. Pero no da con él, con las consecuencias que ya conocemos.

Esta es la versión de Carlos Morla Lynch.
Espero que sirva.
Un saludo.

Angelus dijo...

¡Así da gusto! Pregunta e información detallada. Lo que cuentas concuerda con el temperamento del autor. ¡Gracias!

Suntzu dijo...

De nada, Angelus. Para una cosa que te puedo responder... :) A mandar.
Un saludo.